Dar con el tratamiento adecuado para adolescentes deprimidos no es fácil

El tratamiento de salud mental en Estados Unidos tiene mucho margen de mejora. La depresión, en particular, está infradiagnosticada y mal tratada.

 

 

La Academia Estadounidense de Pediatría dio un gran paso en febrero para abordar un déficit: la identificación temprana de la #depresión en adolescentes. El grupo solicitó que cada niño sea evaluado para detectar depresión cada año, a partir de los 12.

Esto bien podría diagnosticar a más niños sintomáticos. Sin embargo, una vez que tienes un #diagnóstico en la mano, ¿qué?

Entonces, los adolescentes y sus padres enfrentarán un nuevo problema: recibir tratamiento. Encontrar un proveedor que acepte tu seguro, que tenga disponibilidad, que no esté demasiado lejos, que tenga horas extracurriculares y que encaje con tu hijo no es tarea fácil.

Kate, una madre del estado de Washington que, como otros padres, insistió en ser identificada solo por su nombre para proteger la privacidad de sus familias, agradeció que el proveedor de atención primaria de su familia le recetó antidepresivos cuando su hija de 16 años pidió ayuda. También sabía que su hijo, a quien le diagnosticaron depresión severa e ideas suicidas, debería ver a un especialista. En su ciudad, había dos adolescentes que tomaron un seguro privado para tratar con los psiquiatras. Sin embargo, tenían listas de espera de entre 10 y 12 meses.

Una madre de Chicago tuvo problemas para encontrar a un terapeuta a través del Medicaid para tratar la depresión de su hijo. "Pasamos mucho tiempo trabajando con diferentes terapeutas", escribió en un correo electrónico. "Eran buenas personas, pero ninguna era psiquiatra, por lo tanto no podían recetar medicamentos".

Becky, en Connecticut, agrega otra capa al desafío: "Tratar de elegir a un terapeuta de un sitio web que brinde algo de información y ponerse a buscar 'adolescentes', 'depresión' y 'LGBTQ' en la lista de especialidades con el objetivo de que eso sea suficiente para tus expectativas".

Estos ejemplos representan una línea argumental demasiado común, que fue corroborada por un estudio de 2017. Investigadores de Harvard llamaron a 601 pediatras y 312 psiquiatras infantiles en cinco ciudades, haciéndose pasar por padres de un niño de 12 años con depresión. Las citas se programaron con el 40 por ciento de los pediatras y el 17 por ciento de los psiquiatras infantiles. Largos tiempos de espera fueron los resultados más habituales. La mayoría de las prácticas de psiquiatría no aceptaban pacientes nuevos o tenían números de teléfono enumerados incorrectamente.

"La atención de la salud mental no es muy valorada", dice Paul Gionfriddo, presidente y director ejecutivo de Mental Health America, un grupo de defensa del paciente. A los psiquiatras se les paga menos que a la mayoría de los otros especialistas, y las tasas de los psicólogos han disminuido en las últimas dos décadas. Muchos terapeutas tienen grados de trabajo social, se les reembolsa con tasas aún más bajas que los psiquiatras y los psicólogos (estas comparaciones provienen de los datos de Medicare, que las aseguradoras privadas, a menudo, usan como puntos de referencia para establecer sus propias tarifas). "No pagamos lo suficiente a los proveedores, por lo que no hay suficientes proveedores disponibles", dice Gionfriddo.

El último informe del grupo, titulado El estado de la salud mental en Estados Unidos, dice que el 63 por ciento de los jóvenes con una mayor depresión no reciben ningún tratamiento de salud mental. Los informen apuntan lo siguiente: "Eso significa que 6 de cada 10 jóvenes que tienen depresión y que están en mayor riesgo de pensamientos suicidas, dificultades en la escuela y de relacionarse con los demás no reciben el tratamiento necesario para apoyarlos".

Existen otros impedimentos para pasar del diagnóstico al tratamiento. Los padres pueden no querer creer que su hijo está deprimido. Los adolescentes no siempre quieren seguir los pasos recomendados.

Hay más que un estigma involucrado, asegura Ana Radovic, especialista en medicina adolescente de la Universidad de Pittsburgh. Una paciente no quería que Radovic le dijera a su madre sobre su diagnóstico porque la madre estaba teniendo problemas familiares y la adolescente no quería ser otra carga.

Laura, en Baltimore, dice que el mayor problema de su hijo adolescente fue con la terapia de conversación. "Ella entendió que combinar medicamentos con terapia de conversación era el mejor enfoque, pero realmente odiaba la idea de ver a alguien cada semana o cada dos semanas", escribió la mujer en un correo electrónico. "Eventualmente, ella me dijo que lo probaría si el terapeuta era joven y femenino. Resultó bastante difícil de encontrar uno así".

Los padres pueden albergar culpabilidad, preguntándose si los problemas de su hijo se derivan del divorcio o del estilo de crianza. "Cuando le dices a una familia que su hijo puede estar deprimido, esa situación da lugar a muchos sentimientos", agrega Radovic.

Candace, en Nueva York, compartió su preocupación en un correo electrónico. "Sentí que era mi culpa, tuve depresión posparto y ansiedad, y el creció con esto. Yo era madre soltera. Tenía que trabajar ¿No estaba presente? ¿No lo suficiente?", se preguntaba.

Estos problemas profundamente personales pueden ser difíciles de abordar para un proveedor de atención primaria en una visita rutinaria, según comenta Radovic.

Si los pediatras comienzan a realizarse pruebas de detección de depresión regularmente, probablemente identificarán a más adolescentes con síntomas depresivos. ¿Qué pueden hacer esos proveedores para ayudar a las familias a dar el siguiente paso? Idealmente, las prácticas de atención primaria tendrían proveedores internos de salud mental o una lista de referencias.

Radovic apunta que un administrador de casos puede ayudar a dar seguimiento a los pacientes que tienen una pantalla positiva y evitar que algunos caigan a través de las grietas.

Gionfriddo sostiene que además de ofrecer referencias para el tratamiento, es importante que los médicos faciliten el acceso a la información sobre temas como la diferencia entre la depresión y la ansiedad (los dos suelen coexistir) y sobre los diferentes tipos de terapia. "La terapia cognitiva conductual tradicional no es adecuada para todos", comenta.

Radovic y Gionfriddo manifiestan que hacer que los adolescentes se relacionen con otros adolescentes puede ser muy útil, como en las sesiones de terapia grupal. Radovic también ha desarrollado un sitio web, SOVA (Supporting Our Valued Adolescents, en inglés), que es un foro moderado de chat en línea para #adolescentes con #depresión y / o #ansiedad.

"Los adolescentes que han pasado por el tratamiento quieren ayudar a los demás", dice Radovic. Su equipo ahora está estudiando los resultados, incluyendo las preguntas como "¿La interacción en el sitio lleva a los niños a un tratamiento temprano?"

Radovic afirma que le gustaría que la gente supiera que es normal resistirse a la ayuda para la ansiedad y la depresión. Los recursos y el apoyo social pueden ser valiosos, dice ella. "No tengas miedo a preguntar '¿Podría ser un problema?'. Es mejor estar equivocado que llegar demasiado tarde", advierte.

Please reload

Featured Posts

EDUCACION SEXUAL Aumentan las ITS: desinformación, conductas riesgosas y falta de diálogo

November 12, 2019

1/10
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive